El Tarot y los astros

El Tarot, astrología y astros: aliados en el destino

Innumerables suertes de todo tipo aparecen constantemente como la clave para revelar el destino. Muchas de estas se confunden entre el verdadero esoterismo y la más banal charlatanería.

Caminando entre el difuso mundo de la realidad y el misticismo, se encuentran las antiquísimas prácticas que, con precisión absoluta, son la más confiable guía para indicar el futuro.

Sobresaliendo en las complejas artes de adivinación, la astrología y el Tarot se han convertido en las herramientas de consulta por excelencia. Millones de personas acuden a ellas como instrumento que le permite abrir las ventanas que le revelaran lo que le aguarda los tiempos venideros.

Para algunos ya supone una rutina diaria la lectura del horóscopo. Otros en cambio ante situaciones que requieren respuesta más efectiva, acuden a las eficientes cartas en busca de ayuda. 

Sin embargo, ambas prácticas comparten un sinfín de similitudes, que en conjunto son un poderoso elemento de adivinación y reflexión.

Una Carta Un Signo: Tarot y Zodiaco unidos

 Para aquellos que se han sometido al escrutinio del Tarot y comparte su afición por la astrología, caen en cuenta muy rápidamente en la increíble relación del antiguo mazo de barajas con los cuerpos celestiales.

Un rápido vistazo a la simbología del Tarot nos revela de inmediato su cercanía con los astros. Cada una de la simbología presente en estas cartas posee un lazo irrompible con los elementos universales presentes en la astrología.

De esta manera la interpretación de una baraja en el Tarot tiene su estrecha relación con las denominadas casas astrológicas y su correspondiente signo “zodiacal”. Esta relación es explícita mediante la iconografía de los Arcanos en cada carta del Tarot.

Por cada signo un elemento y una interpretación  

Cada Arcano presente en el mágico Tarot le corresponde un elemento (agua, tierra, aire, fuego). Y a para cada uno de estos componentes primigenios de la naturaleza, se le asignan tres signos zodiacales. Por último, cada símbolo del zodiaco es regentado por un planeta. Veamos algunos ejemplos:

El Tarot y los astrosEl Ermitaño: es la baraja del Tarot número nueve (9)

Un anciano encorvado con una lámpara en la mano va alumbrando un camino. Le corresponde el signo de Virgo en el zodiaco.

 Asimismo, se le concede el elemento tierra y está regido por Mercurio. 

La característica más resaltante de este signo y el arcano es que ambos comparten pureza y aislamiento, siendo el énfasis en autoconsciencia y autodescubrimiento.

 El Colgado: esta carta le corresponde el lugar número doce (12)

Es un hombre colgado con la cabeza hacia abajo, dibujando con su pierna la figura que asemeja un “cuatro”. Se le asigna al último signo zodiacal (Piscis)

Se encuentra regido por Neptuno y Júpiter. Su elemento es el agua. Para el Tarot y la astrología tanto Piscis como la baraja de El Colgado significan el sacrificio y la dualidad del mundo espiritual y material.

Es evidente la relación simbiótica entre el Tarot y la astrología.  El uso de ambos como oráculos que presagien de forma cierta el destino constituyen un poderoso canal que comunica el presente con el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.