El Tarot y los Arcanos

El Tarot y los Arcanos: revelando secretos

Existe un aire de escepticismo alrededor de la práctica ancestral del Tarot. Muchas personas aún dudan del poder de las mágicas cartas, como elemento de certera adivinación.

Las mayorías de las vacilaciones en torno a este arte místico, se debe al impenetrable velo de misterio que se ha tejido a sus alrededor.

La naturaleza humana es inquisitiva por instinto. Y si de experiencias esotéricas o mágicas se refiere las interrogantes no dejan de surgir.

El Tarot ha conquistado el favoritismo universal, hasta el punto de ser considerada la herramienta esotérica de predicción más confiable en el mundo de la adivinacion.

Sobre su origen se tejen diversas teorías. Algunos cronistas lo ubican en los lejanos tiempos de las primeras civilizaciones que poblaron la tierra.

Sin embargo, el Tarot que actualmente conocemos nos llegó desde la Europa Medieval más concretamente el relacionado con la ciudad de Marsella.

¿Pero cuál es la verdadera esencia del Tarot?

Esta interrogante tiene una simple respuesta al solo repasar algunas de las cartas que integran estas místicas barajas.

Cada una de ellas encierra una simbología la cual es expresada a través de una figura llamada “Arcano”. Y esta figura es elemento clave de todo el acto del Tarot.

La relación directa que se deprende de la expresión “Arcano”  es la relacionada con algo oculto o misterioso.

Y es que este término se utiliza muy a menudo para referirse a cualquier hecho u cosa muy difícil de reconocer.

Por lo general al emplearse la palabra arcano, se está aludiendo a un concepto secreto o reservado para pocos.

Estas especiales imágenes de los Arcanos, representan el sincretismo entre lo oculto y la simbología icónica en las cartas del Tarot.

Como pilar fundamental del ancestral mazo de barajas, los Arcanos conforman el elemento mágico-esotérico que es expresado través de la consulta del Tarot.

Setenta y ocho cartas: el poder del Tarotel tarot y los arcanos

La conformación de los naipes de Tarot la definen sus cartas. Comúnmente se dividen en dos porciones: los denominados Arcanos Mayores y los Arcanos Menores. A los primeros se le conceden veintidós barajas, siendo las más usadas en las tiradas o consultas de Tarot.

Los Arcanos Mayores van de la siguiente manera:

  • El Mago
  • La Sacerdotisa
  • La Emperatriz
  • El Emperador
  • El Hierofante (conocido también como Sacerdote o Papa)
  • Los Enamorados
  • El Carro
  • La Justicia
  • El Ermitaño
  • La Rueda de la Fortuna
  • La Fuerza
  • El Colgado
  •  La Muerte
  •  La Templanza
  •  El Diablo
  •   La Torre
  •  La Estrella
  •  La Luna
  •  El Sol
  •  El Juicio
  •  El Mundo
  •  El Loco

En tanto que los llamados Arcanos Menores son cincuenta y seis cartas también denominadas triunfos. Se asemejan a la popular baraja española, en las que se cuenta el As hasta el “Diez”, con los personajes de la corte real: Rey, Reina, Sota y Caballero.

La lectura de estos Arcanos interviene elementos de numerología, astrología, significado de los colores, entre otros compendios que mezclan el esoterismo con la influencia de la clarividencia del  tarotista.

En las manos correctas una tirada del Tarot puede develar el futuro. La popular tirada de cartas no debe ser tomada a la ligera. Una incorrecta lectura de los arcanos puede precipitar decisiones incorrectas.

El Tarot y sus Arcanos son una poderosa herramienta. Acércanos a esta llave que abre las puertas entre el presente y el futuro requiere de una correcta guía.

Escoger a los profesionales en el mundo del Tarot garantiza la mejor de las suertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *