El Tarot: el mapa de la vida

El conocer de manera anticipada el futuro, develar secretos o interpretar con sabiduría situaciones actuales, es un anhelo propio de la naturaleza humana.

En el largo discurrir del hombre a través de su historia, ha elegido diversas formas de encontrar repuesta a esta ambición. Y quizás la solución más efectiva viene de la mano del poderoso Tarot.

Envuelto en el mundo de la cartomancia, el Tarot ha surgido como la herramienta que conecta los hechos presentes con el pasado y el futuro. A través de su adecuada lectura se pueden llegar a comprender circunstancias actuales y mostrar con certeza asombrosa el rumbo ulterior.

La existencia del Tarot en el nuevo milenio es la consecuencia de una rica sabiduría ancestral, que se remonta a cientos de siglos atrás.

Para algunos el origen del Tarot se encuentra bajo la sombra de pirámides y arenas faraónicas, situándolo como una de las prácticas esotéricas más primigenias.

Someterse al escrutinio del Tarot y aceptar sus respuestas requiere cierto grado de apertura. En principio se debe entender que no todo lo que sucede está en las manos del azar.

Lo que para algunos se trata de simple casualidad, el Tarot lo interpreta como red de hechos predestinados.

A través de su extensa simbología, las místicas cartas funcionan como un mapa de la vida.

A partir de su lectura, el Tarot muestra el escenario con mayor probabilidad de ocurrencia. Sin embargo, no todo está escrito sobre piedra. La importancia del ancestral Tarot radica en ser una fuente de consulta que nos permite tomar la correcta decisión, para hacernos cargo de nuestras vidas.

Sigue las señales del Tarot solo con los mejoresEl Tarot: el mapa de la vida

Como todo viajero conoce, el no encontrar las señales correctas puede significar la pérdida del rumbo. El Tarot representa esas marcas, que como en un gran atlas direccionan el camino hacia donde se desea llegar.

Actuando como una brújula, el Tarot muestra el verdadero norte. Pero encontrar los puntos cardinales del destino a través del uso de estas barajas no está reservado para cualquiera. La “tirada de cartas”  requiere una mezcla de sabiduría y conocimiento, sin dejar al lado importantes dotes de clarividencia.

Dada su cada vez más creciente popularidad, cientos de personas surgen a diario como “pseudos tarotista”. Si bien es cierto, que las barajas del Tarot encierran por si solas un poder místico, su interpretación debe ser supervisada por manos expertas.

Una lectura errónea del Tarot puede conducir a la toma de decisiones negativas.

Cabe destacar que la influencia de un vaticinio en la psiquis humana es una carga muy pesada. Y si la predicción es incorrecta o carece de la lógica propia del Tarot, las consecuencias pueden a llegar a convertirse en fatales. 

El Tarot no es un simple juego de barajas. Bajo cada carta se esconde una erudición mística y ancestral que empleada de la manera correcta representa un gran poder.

Confiar en los verdaderos profesionales en la tirada cartas, que con sabiduría y excelentes facultades de videncia  marcan la verdadera diferencia en una consulta del Tarot.
tarot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.