Beneficios del incienso

incense-390875_960_720

El incienso se presenta habitualmente en forma de grano. Los conos, las barritas y los dados pueden sahumarse sin más, mientras que para la quema de incienso en grano o en polvo se necesita carbón vegetal y un incensario o cualquier otro reci­piente refractario o un platillo.

Ahora en nuestro tiempo tiene los más diversos fines: para purificar antes de realizar rituales mágicos luminosos; para generar buenas vibraciones y liberar energía; para conjurar y expulsar malos influjos y ener­gías y expulsarlos; para concentrar fuerzas y dirigirlas a un objetivo; para crear una atmósfera plenamente adaptada a una actividad luminosa que se tiene intención de ejecutar… Y sólo hemos enumerado unas pocas de sus múltiples aplicaciones posibles.

En épocas antiguas el incienso se utilizo para cuatro fines:

  • Para congraciarse con los dioses: Se creía que un aroma agradable y fragante sería favorable a los dioses o la divinidad.
  • Como Medio de oración: El incienso fue considerado como un medio para las plegarias. Se suponía que el humo ascendente transmitía a los dioses las súplicas de quienes quemaban el incienso. Existía la creencia de que, debido a su aroma, los dioses no podían declinar acceder a la súplica presentada.
  • Como Medio de neutralización: El incienso se quemaba para enmascarar los malos olores o neutralizarlos. Por la misma razón, también era utilizado en las inhumaciones.
  • Como Medio para modificar el estado de ánimo: Los aromas y vibraciones del incienso predisponen a quien lo quema a la consecución de un determinado objetivo, o dotan de un estado de ánimo concreto a las personas que se encuentran en una casa impregnada de incienso. Los olores y vibraciones despiertan en todas las personas sensaciones y recuerdos muy particulares y predisponen al cuerpo, alma y espíritu a la consecución de ciertos fines.Finalidad del incienso

Los antiguos egipcios, por ejemplo, atribuían tan alto valor a determinados tipos de incienso que sólo estaba permitido quemarlo en los templos. Hoy día en el Tibet el incienso se utiliza a diario en multitud de ofrendas, y este elemento continúa utilizándose en todos los rituales de iniciación. En la mayoría de templos, iglesias y sinagogas, se quema incienso. El incienso no ha perdido en nuestra época su importancia, todo lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *